EUFEMISMOS NUCLEARES

Este artículo se publicó en Rioja2.com el veintiocho de enero de 2010. Por entonces se disputaban los pueblos el premio gordo de un cementerio nuclear, y hasta hubo hostias.

Para entendernos es preciso que sepamos qué significa un eufemismo, y para ello recurro al diccionario ideológico de Julio Casares, quien lo define como un modo de decir o sugerir con disimulo o decoro ideas cuya recia y franca expresión sería dura o malsonante. Y efectivamente resulta duro y malsonante decir que los residuos nucleares de alta actividad son materiales radiactivos que van a durar decenas de miles de años hasta que la radiactividad baje lo suficiente como para que dejen de ser peligrosos, y por eso es mejor utilizar, para denominar a un cementerio nuclear de estas características, el eufemismo de  un Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares de alta actividad.

Está claro que si a alguien, o a un Ayuntamiento (Ascó, Yebra o Villar de Cañas), se le pide un almacén temporal para dejar unas varillas del uranio que se usa como combustible en las centrales nucleares, no piensa que esa temporalidad se extienda más allá de una generación (aproximadamente treinta años), pues en ese caso estaríamos hipotecando la vida y el futuro de nuestros pueblos. Más bien se piensa que será un almacenamiento durante algún tiempo, más o menos fugaz, pero desde luego no eterno.

Sin embargo, leo que en las varillas del combustible gastado de los reactores se encuentran sustancias como el plutonio 239 (con una vida media de 24.400 años), el neptuno 237 (con una vida media de nada menos que 2 .130.000 años), y el plutonio 240 (con una vida media de unos pocos 6.600 años).

Esta claro que así no se vende un cementerio a perpetuidad, como la condena que se quiere imponer en el código penal. Es mejor utilizar, el eufemismo de la temporalidad. Claro, que a lo mejor me equivoco y realmente piensan en un periodo temporal; es decir, hasta que puedan llevárselo o dejárselo en depósito a alguno de estos países sometidos y sin gobierno, tipo Haiti o Guinea, o en terrenos como Guantánamo, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido.

En España, Enresa, la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos que gestiona los residuos nucleares, parece que paga un canon de alquiler a Francia, de unos 40.000 euros diarios, con el fin de que se haga cargo del almacenamiento (no se si temporal), de estos residuos, porque las piscinas especiales subterráneas que hay en las propias centrales nucleares se encuentran básicamente saturadas. Y claro, aquí también vale el eufemismo, esta vez en forma de dádivas económicas y de empleo para quien se haga cargo del muerto radiactivo.

Y con estas mimbres, cómo es posible que todavía haya quien piense en aumentar nuestro parque nuclear, o que diga que hay que abrir un debate que termine por convencer a los no convencidos eufemísticamente de que es la propuesta energética del futuro (claro que descontando el futuro). No sería mejor ir cerrando las nueve centrales, que bastante caras nos han salido y nos siguen saliendo, porque esto desde luego no lo pagan las empresas eléctricas propietarias de las centrales; y dejar el desecho generado en el ciclo nuclear, la basura atómica, en el mismo lugar que la ha generado.

A la postre no sabemos todavía cuánto tiempo seguirán siendo las centrales, promotoras de contaminación radioactiva. Lo que sí sabemos es que Chernóbil y kilómetros a la redonda, son temporalmente inhabitables, más o menos, por los siglos de los siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s